jueves, 16 de septiembre de 2010

Souvenirs de Berlín




Este año hemos tardado bastante en decidir dónde nos íbamos de vacaciones. Como somos bastante precipitados, tomamos decisiones y actuamos inmediatamente. Por tanto, en el momento que decidimos ir a Berlín, sacamos inmediatamente los billetes y reservamos el hotel.

El viaje a Berlín ha sido estupendo; hemos estado allí durante nueve días y nos ha encantado.

Yo estuve allí en una ocasión hace once años, pero por trabajo. Ahora ha sido un viaje de placer. (Nada que ver).



Como cada vez que salgo de casa, me gusta visitar los super (si encuentro mercados tradicionales, mejor que mejor) para ver productos de consumo habitual que por aquí no encuentro con facilidad.

En esta ocasión no encontré mercados tradicionales, sino que sólo encontré supermercados. 

De todo lo que veo, suelo traerme productos no perecederos ni líquidos. 

La primera opción siempre son las especias. Cojo todas las que me resultan difíciles de encontrar o que no he visto anteriormente. ¡No os imagináis todas las que tengo en la cocina!

En esta ocasión adquirí unos capullos de rosa, unas bayas llamadas "pimienta de las montañas de Tanzania" y sal rosa con hibisco.

También me traje unas que no encuentro por aquí: cardamomo blanco, lemongras y hebras de chili.

Y... una cajita de nomu sweet (que me encanta para los bizcochos, pero ya no encuentro donde solía comprarla), curry de Madras (suelo probar todos los currys que encuentro), Ras-el-hanout (yo solía preparar mi propia mezcla, pero decidí probar ésta), haba tonka (ni idea de qué era esto, nunca lo había visto, pero resulta ser una baya con aspecto de almendra, pero negra, muy aromática, para los dulces), pimienta de penja (verdaderamente es una mezcla de pimienta negra, blanca y verde) y otra mezcla de especias (muy aromática que utilizaré en cualquier plato de caza, o en un plato árabe o indio).

Otro fijo de mis compras siempre son las harinas (bueno siempre no, desde que hago pan). No entiendo nada de alemán, con lo que ignoro exactamente el contenido de las harinas, pero entiendo que son diferentes variedades. Ya me haré con ellas. 


Otra cosa que encontré es un azúcar especial para hacer mermeladas, claro, tenía que probarlo. También me traje lentejas beluga (que aquí se encuentra en tiendas gourmet y muy caras)

Por otro lado estaba la pasta: encontré risoni, y me lo traje para probarlo en ensalada; unos tallarines de limón y pimienta de los que se encaprichó Coque y unos macarrones de kakao que, en cuanto lo vi, me dije que tenía que probar.


Otro establecimiento que nunca falla en mis viajes son las librerías. Tengo que decir que en Berlín no encontré muchas librerías como tal y en las que encontré no había ni un solo libro en otro idioma distinto del alemán. Por desgracia, no hablo ni Pamplona de alemán; así que tuve que buscar otras alternativas.


Encontré libros en inglés (y uno en castellano) en uno de los dos grandes almacenes de Berlín (KaDeWe). Una cosa que me sorprendió es que en idioma distinto del alemán sólo había libros de cocina alemana. Pero me los traje. 


El otro gran almacén de Berlín es Galeries Lafayette que tiene una librería donde todos los libros están en francés (y en ningún otro idioma). Aquí elegí unos libros de cocottes, ensaladas, souffles, antipasto, comida en vaso y otro de comida con cereales.


Bueno, y esto es todo. No es poco, aunque en esta ocasión tuvimos la previsión de llevarnos las maletas muy vacías y no tuvimos que pagar sobrecarga de equipaje ¡Bien!


12 comentarios:

Kako dijo...

Que de cosas te trajiste!!, me ha encantado todo, lo único que no conozco es esa almendra muy dulce, debe ser una delicia.
Si necesitas ayuda con esas harinas me dices.
Fantástica carga!
Un beso.

Lolah dijo...

Yo estuve hace cuatro en Berlín y me encantó, lástima (o suerte) que en aquel tiempo aún no me había entrado la fiebre de los productos de alimentación extraños, porque aparte de quedarme alucinada en el KaDeWe, me hubiera hinchado a comprar cosas.
Quiero volver!
Un besazo.

PILAR dijo...

Vaya surtido estupendo que te has traído. Ya estoy deseando ver todos esos productos convertidos en delicias culinarias.
Besos!

epa! dijo...

Nélida, qué barbaridad! Te habrás traido una maleta sólo para eso, no? Me encantan, espero ver pronto las recetas!
B*

Begoña dijo...

!!Me muero de envidia!!!!!!!!!!!!

No te digo nada más...jajjaa.....
Un saludo, Begoña

Claudia dijo...

Por que sera que a las que nos gusta la cocina tenemos la fija con los mercados?? Con todas las cosas que hay para ver!jajaj
digo lo mismo que Begoña ...que envidia!!!!!
Cariños Nelida

Bigunki dijo...

Que de material para trabajar. Seguro que disfrutas muchísimo con ello.

Lola Chez dijo...

Esto tenia ganas de ver... por lo menos nos has acercado un poquito de variedad...hay cosas que no conozco, pero de los libros en frances este verano me compre en paris como 300 euros en libros y eran de esa misma editorial que te he visto hachette , verdad?
sacale provecho a ese tesoro, por favor!! besosss

ALIMENTA dijo...

Wowwwwwww que envidia!!
Me encanta todo lo que has comprado!
Yo cuando salgo de viaje sobre todo cuando viajo fuera de España no compro otra cosa!! jajaj Me vuelvo más cargada que si voy a hipercor!!

Fíjate que dentro de 1 año (nada más y nada menos) me voy a Nueva York de vacaciones (si no pasa nada, que espero que no) y ya estoy haciendo la lista de lo que quiero comprar y las tiendas que quiero ir y todo es: comida y tiendas de menaje y demás jajajajja.
Todas mis amigas que han ido han vuelto con bolsos de imitación y yo volveré con harinas..moldes...etc.. jejejejeje

Besitossssss

Gabriela, clavo y canela dijo...

Ay! yo todo lo que veo quiero! jaja.. que bueno que te la pasaste bien .
un beso
Gaby

margret dijo...

Que bien Nélida, has estado en mi pais, veo en los fotos los productos del KaDeWe.En estos grandes superficies encuentras todo. Desde de un collar de Dior hasta el azúcar de vainilla. Berlin es una maravilla. Se merece ser capital de Alemania, por su multiculti su historia y su cultura. Aunque yo soy de Bonn.Un beso.

ANA dijo...

Si que te traes un buen recuerdo de Berlin ehh, sobretodo gastronómico jejeje

Besos!
Ana de: 5 sentidos en la cocina